El documental ‘La maleta de Marta’: la imposibilidad de vivir en libertad

El documental 'La maleta de Marta' del director austriaco Günter Schwaiger

Marta nunca imaginó que tendría la oportunidad de contar al mundo su infierno. Un infierno por el que ha caminado sola, sin ayuda de su familia y apartada por muchos de sus amigos donde sus dos hijas, que por aquel momento tenían tan sólo 12 y 15 años, se tuvieron que convertir en madres para hacer de los dos únicos bastones que levantaran a aquel cuerpo derrotado.

Esta mujer sufrió hace años la brutal agresión de su exmarido y estuvo apunto de morir. El director austriaco Günter Schwaiger decidió colocar una cámara delante de Marta para contar su historia, una vida llena de miedos que nunca terminan porque el agresor de Marta actualmente está fuera de prisión. Ella está segura de que volverá a intentar matarla, por ello vive escondida, siempre preparada para continuar la huida. Esta es la historia del documental ‘La maleta de Marta’.

En su casa, donde se oculta, nos muestra su lucha diaria por superar el trauma y el miedo. “A él le han dado la libertad y a mi me la han quitado. Esto no es vivir”, aseguraba en rueda de prensa después de la proyección de la cinta que se estrenaba en España en Cineteca de Madrid.

Con la mirada perdida recuerda lentamente lo sucedido. “Me atropella con el coche y luego se baja con un cuchillo. Yo estaba en el suelo con dos piernas rotas y no podía defenderme. Me dio varias puñaladas y me degolló. No sé como sobreviví. Mis hijas me necesitan pensaba”, recuerda.

Schwaiger  explica que el caso de Marta es especialmente significativo porque rompe muchos estereotipos acerca de la violencia de género. Por un lado nunca sufrió malos tratos físicos hasta el intento de asesinato y no viene de familia modesta o marginal. Como dice ella: “No hay perfil y puede tocar a cualquiera.” Además es una mujer fuerte y luchadora que no teme criticar a la ineficacia de las instituciones.

Marta sigue recordando. “Mi padre no trataba muy bien a mi madre. El que fuera mi marido empezó tan poco a poco que no recuerdo cuando comenzó. Fue como una especie de telaraña que me fue atrapando. Estuvo tres años sin hablarme y viviendo juntos hasta que un amigo me dijo que me separara porque iba a acabar conmigo”.

La mayor parte de la violencia de género ocurre en el anonimato sin que se denuncie.

Marta, la protagonista del documental sobre violencia de género 'La maleta de Marta'

“Para mi como hombre también era muy importante acercarnos a la parte masculina e intentar averiguar que pasa dentro de un hombre violento  y que le lleva a la violencia. En este sentido el trabajo del terapeuta Harald Burgauner , que es uno de los especialistas más prestigiosos de Austria, me pareció de especial interés. Me impresionó también como policías, jueces y agentes sociales  son capaces de unirse para buscar una solución al problema desde puntos de vista muy diferentes. De su forma de funcionar se puede aprender mucho”, explica el director.

Uno de los maltratadores decide contar a la cámara lo que siente sin mostrar su rostro: “La vi como mi propiedad física y psíquica. Cuando vi su cara destrozada de repente me entró el miedo”, admite.

“Según un estudio de la ONU del año 2011, en Europa el lugar más peligroso para una mujer es su propia casa. La violencia de género sigue siendo un grave problema de la sociedad moderna aun cuando las leyes y el trabajo institucional han mejorado mucho en los últimos años. Es que no basta con endurecer las penas o ofrecer más protección a las mujeres sin cambiar la sociedad en profundidad. Para cambiar la sociedad se necesita tiempo, dice una de las protagonistas de la película y creo que tiene mucha razón”, explica Schwaiger.

Marta vive oculta. Su familia lo que hizo fue quitarla del medio. “Se avergonzaban de mi porque soy la única de mi familia que estoy separada. Mi madre me cuelga el teléfono cuando la llamo por eso ni siquiera sabe que he rodado este documental”, dice Marta. “Tengo una orden de alejamiento de 500 metros pero no están haciendo nada para comprobar que eso se cumple. Él puede andar tranquilamente por la calle y yo tengo que pasear con miedo, en una alerta constante. Mi portero controla quien entra y quien sale pero no tendría que ser yo la controlada tendrían que controlarle a él”, protesta.

Terapia ante la cámara

Y es que no existe un perfil de mujer maltratada. Antes de intentar matar a Marta, el maltratador nunca la puso la mano encima, todo fue violencia psicológica. El siguiente paso fue directamente asesinarla.

“La violencia de género en España es algo que está en primer término. Yo me encontré con el caso de Marta a través de Amnistía Internacional. Me impresionó que viviera oculta pero luego nos dimos cuenta de que había muchas mujeres en esta situación. Para protegerse tienen que rechazar el vivir en libertad”, cuenta el director del documental.

Para Marta grabar esta cinta con su testimonio ha sido como una terapia. “Lo he hecho por todas esas mujeres que no han podido contarlo porque están muertas o tienen miedo. Para mi ha sido algo maravilloso porque me he valorado”.

“Si Marta no hablara sería una victoria para su agresor que seguiría dominando la agenda de los demás. Los agresores tienen que saber que las mujeres no están solas porque eso es lo que intentan para así saldar sus cuentas”, añade Schwaiger.

“Es una manera de protegerme porque así se hace visible una realidad, además estoy convencida de que lo va a intentar otra vez y tenemos que ayudarnos. La sociedad somos todos. La ley está ahí pero no se aplica. Yo he pedido una pulsera telemática y me la han denegado porque lo mío ocurrió antes del año 2003. Si con mi voz puedo ayudar a otras mujeres ya me doy por satisfecha, era como una segunda oportunidad para mi. Su familia a él lo ha apoyado en todo y muchos amigos que teníamos han hecho como si nada hubiera pasado. Yo hacia él siento indiferencia, me ha costado conseguir sentir eso y quitarme el rencor y el odio”, dice Marta.

“En las clases altas hay mucha violencia de género y ese cliché del que no se habla hay que romperlo. Hay que educar a los hijos contra la violencia. En Austria no se habla de ello y cuando presentamos el documental allí el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, provocó mucho debate y discusión. Allí no hay mujeres que hablen en público y muchas se acercaron a Marta para hablar. Viajaremos con este trabajo para ayudar con la voz de Marta donde sea necesario”, se despide.

Schwaiger que estudió etnologíay teatro en la Universidad de Viena, después de vivir unos años en Roma y Milán llegó a España a principios de los años 90 para dedicarse al cine.

‘La maleta de Marta’ que se proyecta hoy a las 22.30 horas en la Sala Azcona de la Cineteca de Madrid, describe con ejemplos reales tanto el sufrimiento y la lucha de la mujer maltratada como la visión de los que  trabajan en contra de la violencia. La película está rodada entre España y Austria, los dos lugares en los que vive el director como ejemplo de la universalidad del problema.

Porque el problema es un problema que tenemos todos.

Texto: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s