‘La Lágrima de la India’ de Ismael Cruceta

Pescadores en Sri Lanka, país en el que está centrado la novela 'La lágrima de la India' de Ismael Cruceta

Tuve el placer de leer esta novela cuando sólo era un boceto, eso sí, un boceto grande y hermoso en el que el escritor y amigo Ismael Cruceta volvía a volcar su corazón… como sólo él lo sabe hacer. ‘La lágrima de la India’ me dijo que se llamaría.

Recuerdo sus sonrisas cuando hablábamos de ella, era por entonces su bebé, su segundo hijo después de ‘Luz de Libertad’. A mi, que las palabras me han parecido y me parecen el arma más bonita que un ser humano puede utilizar para amar, me llenaba de orgullo mirarle agarrado fuertemente a ese paquete de folios encuadernados que llevaban impresos la ilusión de una persona por llegar a muchos hogares con sus fantasías y sus vivencias. Siempre un libro, aunque sea sin querer, cuenta cosas del autor, un hombre que vive en alerta continua, un cazador de almas que pululan a su alrededor.

Anita Reina de Córdoba, Leonardo Soto y María Soledad Ichigaray son la base de estas páginas. El lector acaricia a estos personajes y les acompaña en el camino más difícil que existe: la vida. Leonardo es, por capricho del destino, escritor. Muestra la frustración de esta profesión y la desesperación en un abismo infinito convertido en una hoja en blanco. Una hoja que ondeará Soledad con sus ojos verdes pero que sostendrá firmemente Anita.

Porque la amistad también se llora, también se protege, también se desea y también nos quita el sueño. Pero es la que nos hace pisar firmes, nos hace abrirnos al mundo tal y como somos, sin miedos ni escondites. Es un compartir sin contratos, es un dar sin conocimiento ni límites, es un abrirse por la mitad sin miedo a sangrar. Escuchar a un amigo es aprender, es razonar, es coger de la mano y elevarse a lo más alto, es sinceridad. Es no entender el camino sin la presencia del otro, es encender una llama que permanecerá siempre viva.

El mundo golpeará a Leonardo como a todos nosotros nos ha golpeado alguna vez en mayor o menor medida y, mientras el protagonista escucha de fondo ‘Ne me quitte pas’ de Jacques Brel, un cielo se abre desgarrador gritando al amor como un niño lo hace cuando no se siente comprendido.

Pinturas de Sri Lanka, país donde se centra la novela 'La lágrima de la India' de Ismael Cruceta

Cada capítulo irá recogiendo así, a veces de manera cruel y otras veces de manera divertida, la vida misma, como viene. Un libro que comienza con la ilusión del cambio en un año clave como fue 1982, la esperanza de miles de españoles que ven en sus vidas como se proyecta un punto y aparte. Una narración con mucha fuerza que toma vida a través de unos ojos que no lo vivieron pero que nacieron escuchando esas historias para, 30 años después, plasmar la emoción de un país a través del guiño de otra generación.

Y es que, a fin de cuentas, un libro es un viaje y con la ‘La lágrima de la India’ pasearemos por Madrid, sus calles, sus bares, sus parques…pero también respiraremos el aire de la ciudad francesa de Montpellier y nos bañaremos a la luz de la luna en Sri Lanka, un país que el autor nos ayudará a saborear a través de unos ojos vivarachos que absorben todo el encanto que le rodea.

Pero el amor, en diferentes formas, cubrirá toda la novela. La lucha por cumplir los sueños de los demás, la lucha por querer y ser querido pero sin más batalla que unas sonrisas y unos besos. Un amor ardiente cargado de buenas intenciones en el que el autor deja claro que la vida es mucho más complicada si nos proponemos complicarla.

Playa de Sri Lanka, país en el que está centrado la novela 'La lágrima de la India' de Ismael Cruceta

Es el baile de unos pies que pisan por primera vez Sri Lanka que, por su particular forma y su cercanía a la India es conocido como ‘Lágrima de la India’. Y es que, en ocasiones, podemos sentirnos perdidos, insatisfechos e incluso infelices pero cuando nos decidimos a dar el salto volvemos a bailar sin pensar en el mañana.

Y así, sin pensar en el mañana, Ismael Cruceta me depositó aquel boceto en mis manos, unas ilusiones que han llegado ya a su segunda edición y que el próximo jueves día 27 a las 19.00 horas, se presentará en La Marabunta (librería & café) situada en la calle Torrecilla del Leal, 32, en el barrio madrileño de Lavapiés.

No puedo hacer otra cosa que invitaros a esta llamada por una sencilla razón: porque creo en él. Creo en su escritura y en sus ganas de comerse el mundo, creo en sus palabras que me divierten y que me arrancan siempre una sonrisa aunque lo que esté diciendo sea el mensaje más triste. Es un amigo de verdad, con él, al igual que Anita en el libro, he conseguido fijar ese poso de cariño en el corazón que nos hace ver el mundo a nuestros pies cuando nos juntamos. Por todas esas cosas ¡Os esperamos!

Presentación La Lágrima de la India

Texto: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Fotografías: cedidas por Pablo Collado

Anuncios

2 pensamientos en “‘La Lágrima de la India’ de Ismael Cruceta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s