El fotógrafo Albert Masó, amor por la naturaleza

Niagara Falls_Natalia Pulido

La fotografía es pasión, es amor por lo que haces, es cariño hacia lo que apunta tu objetivo. Si eso se cumple, se refleja en la toma. Hace unas semanas tuve el placer de disfrutar de un coloquio con dos profesionales de este oficio en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Eran Albert Masó y Gabriel Brau bajo el encuentro ‘Viajes fotográficos: dos miradas sobre África’,  organizado por Austral Photo y FREE escuela de fotografía digital. Dos hombres que hacen de su vida una aventura donde jamás dejan de explorar.

Albert derrochó simpatía por todos los poros de su piel, no deja de ser un enamorado de lo que hace. Disfrutó, con un brillo especial en sus ojos, contando a los asistentes todos sus conocimientos sobre la fotografía de naturaleza, todos los conocimientos que el tiempo le permitió contar.

Nos deleitamos repasando los diferentes tipos de fotografía de naturaleza: Astronómica, Nocturna, Macro de campo, Macro de estudio, Microscopio óptico, Microscopio electrónico, Caza fotográfica (al acecho y al rececho), Aérea, Submarina y Paisaje.  Así, los asistentes descubrimos datos como que haciendo fotografía nocturna la estrella polar sería la única que no nos haría el traslado en la toma o que para la fotografía de macro de campo (la cual necesita accesorios específicos) los insectos se quedan quietos por la noche y que el fotógrafo se levanta para tirar la toma justo cuando salen los primeros rayos de sol ya que el insecto todavía no vuela.

La de Macro de estudio, que se utiliza para ver estructuras mucho más pequeñas ya que nos permite llegar a más aumentos, se hace en condiciones controladas. Así podemos disfrutar de ver el impresionismo en la naturaleza cuando descubrimos, por ejemplo, que el cuerpo de la mariposa está hecho a puntitos.

Con la toma de Microscopio electrónico podremos visualizar cosas tan pequeñas como el tamaño de la cabeza de una aguja (llegando a 50.000 ó 60.000 aumentos) con fotografías que siempre serán en blanco y negro porque no se trabaja con luz sino con “chorros” de electrones.  “Si las veis en color están pintadas en Photoshop”, apunta Albert divertido.

Niagara Falls_Natalia Pulido

También que dentro de la caza fotográfica está la conocida como “al acecho” donde el fotógrafo se coloca y espera a que llegue el animal, no hay que olvidar que para ellos representamos un peligro; y “al rececho” donde el fotógrafo no se coloca a esperar sino que se cubre con una red encima donde el humano pierde su figura y donde además, has de tener el viento en contra para que al animal no le llegue tu olor. Nunca debemos acercarnos al animal directamente sino ladearlo.

Entre risas continuó hablando sobre los avances de la fotografía aérea, “cuando yo empecé era un sueño hacer estas tomas”, apunta. Y dentro de la fotografía submarina señaló que siempre estaba presente la ‘ley de Murphy’. “Cuando iba a hacer el disparo bueno tenía que salir a la superficie a cambiar el carrete. Ahora es muy fácil hacer ráfagas pero antes, aquello era imposible”, ríe.

Para la fotografía de paisaje también dio ciertas técnicas que no hay que olvidar. Utilizar un gran angular, captar el relieve y la profundidad, controlar la perspectiva (con el angular la perspectiva se acentúa), controlar la luz natural y ayudarnos de filtros (conocer muy bien el cromatismo de cada hora y el ángulo de incidencia) y capturar el relieve (técnica hiperfocal, no cerrando a tope el diafragma).

Naturaleza Niagara Falls_Natalia Pulido

“Los fotógrafos de naturaleza dormimos poco para fotografiar la escarcha. En paisaje la toma tiene que ser técnicamente perfecta”, subraya Albert. Y así lo era, ninguna de sus fotografías tenían retoque.

Así, entre datos y sonrisas, Albert lanzó sus propuestas: conocer la otra Cuba o viajar cámara al hombro a Sudáfrica con AustralPhoto, organizador de expediciones fotográficas, orientadas al público español e hispanoamericano, con fotógrafos de prestigio.

“En Cuba hay una flora y una fauna que no existe en otra parte del mundo. La mayor parte de la isla está arrasada por haber hecho multitud de plantaciones (tabaco, arroz, caña de azúcar…) pero hay rincones sin explorar y muy bien reservados de acceso muy difícil y que no interesaban porque no daban tanto rendimiento económico”, explica Albert.

Selvas brumosas, bosques primarios que no se han tocado en miles de años con especies únicas que no se dan en otra parte del mundo. “Los turistas no saben que hay parques naturales en Cuba. Siempre que he ido he estado solo”.

Niagara Falls_Natalia Pulido

Un recorrido por el sector occidental donde los exploradores podrán encontrarse con la rana más pequeña del mundo que pesa menos de un gramo, “uno de los tesoros que tiene la isla”, señala Albert. Además caminarán observando serpientes con la particularidad de que no hay ninguna venenosa y no hay peligro, se deleitarán con el cocodrilo cubano a punto de extinguirse y su famoso Tocodoro, un ave grande muy colorida.

Su segunda expedición es a Sudáfrica. En la frontera con Zimbabue y Mozambique está el Parque Nacional Kruger, 360 kilómetros de parque natural donde se encontraran especies como el antílope diana (llamado así porque tiene una diana dibujada en el culo) y el cocodrilo del Nilo que “en tierra no son peligrosos porque son depredadores acuáticos”, señala el fotógrafo Albert, autor de algunos trabajos publicados en National Geographic.

Una maravilla haberle escuchado. Escribo sobre fotografía hoy porque después del encuentro con Albert Masó, encontré estas tomas de mi excursión a Canadá para fotografiar las Cataratas del Niágara y recordé el disfrute que experimenté divisando tal paisaje. Albert despertó en mí la admiración ante alguien que disfruta con lo que hace, un hombre que consiguió vivir de su pasión y que anima con su alegría a que los demás lo consigan también.

Mañana hablaré de la fotografía de Gabriel Brau, el segundo fotógrafo de aquel encuentro.

Texto e imágenes: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Anuncios

Un pensamiento en “El fotógrafo Albert Masó, amor por la naturaleza

  1. Pingback: La importancia de compartir el viaje, por el fotógrafo Gabriel Brau | El Buque Insignia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s