‘Za Za, emperador de Ibiza’, de Ray Loriga

Za Za, emperador de Ibiza de Ray Loriga

Es la primera novela que leo de él pero para él, ya es su décima. Aquellas que pasaron en mi vida por la acera de enfrente fueron ‘Lo peor de todo’ (1992), ‘Héroes’ (1993), ‘Caídos del cielo’ (1995), ‘Tokio ya no nos quiere’ (1999), ‘Trífero’ (2000), ‘El hombre que inventó Manhattan’ (2004), ‘Ya sólo habla de amor’ (2008), ‘Sombrero y Mississippi’ (2010) y ‘El bebedor de lágrimas’ (2011).

Hablo hoy del escritor madrileño Ray Loriga, novelista, guionista y escritor de cine que en febrero de este año publicaba ‘Za Za, emperador de Ibiza’ con la editorial Alfaguara. Esta obra cayó en mis manos por participar en un sorteo del blog ‘Cajón de Historias’ de Ismael Cruceta, y así fue como me enganché a la lectura conjunta que se ha llevado a cabo estos días por Twitter y que continúa con el hashtag #LecturaZaZaEmperadordeIbiza, hasta el 23 de abril.

Para mi ha sido un gran descubrimiento. Hacía tiempo que no me encontraba con un protagonista que busca la soledad como remedio al caos vivido, como si aquello fuera a ser la medicina a todos sus males de una alegría eufórica. Se llama Zacarías Zaragoza Zamora, pero todos le conocen como Za Za. Es un hombre mayor, aunque a veces se resigne a escuchar la palabra “viejo” en alguna “boquita de piñón” de alguna jovenzuela ibicenca o que, simplemente, disfruta de la isla.

Las manías de Za Za, narradas desde el humor, me han conquistado. Al principio del libro, sentado en una terraza leyendo el periódico, pensé que haría algo parecido a lo reflejado por el escritor Max Aub tiempo atrás y recogido en ‘Crímenes ejemplares’:

“Empezó a darle vuelta al café con leche con la cucharita. El líquido llegaba al borde, llevado por la violenta acción del utensilio de aluminio. (El vaso era ordinario, el lugar barato, la cucharilla usada, pastosa de pasado.) Se oía el ruido del metal contra el vidrio. Ris, ris, ris, ris. Y el café con leche dando vueltas y más vueltas, con un hoyo en su centro. Maelstrom. Yo estaba sentado enfrente. El café estaba lleno. El hombre seguía moviendo y removiendo, inmóvil, sonriente, mirándome. Algo se me levantaba de adentro. Le miré de tal manera que se creyó en la obligación de explicar:

—Todavía no se ha deshecho el azúcar.

Para probármelo dio unos golpecitos en el fondo del vaso. Volvió en seguida con redoblada energía a menear metódicamente el brebaje. Vueltas y más vueltas, sin descanso, y ruido de la cuchara en el borde del cristal. Ras, ras, ras. Seguido, seguido, seguido sin parar, eternamente. Vuelta y vuelta y vuelta y vuelta. Me miraba sonriendo. Entonces saqué la pistola y disparé”.

Za Za, a pesar de lo vivido, me sorprende con su paz disfrazada, lejos de una frustración constante con la que ha decidido no afiliarse. Rozan casi el absurdo los muertos que van cayendo a su paso, absorto en la contemplación de un lujoso barco de recreo llamado ‘Za Za’ y una droga que envuelve la atmósfera que recibe el mismo nombre. “El sonido preciso de su propio pasado le confunde aún más que el rumor de lo nuevo. Vienen y van los recuerdos”, explica el narrador.

Za Za hace lo imposible para no verse envuelto otra vez en un mundo que sólo le aportó dinero, el mundo de la droga, una obligación de ser alegre o estar alegre como si de una moda se tratase. Al fin y al cabo, una obligación, algo estresante para el futuro emperador de Ibiza, ex traficante de cocaína en Madrid y jubilado desde hace nueve años. Como narco no le había ido mal pero ya estaba bien de tanta estupidez, o eso piensa nuestro hombre.

Después de haber vivido en el cinismo de una sociedad que le absorbía, encuentra la paz deseada en la metáfora de un barco que guarda las experiencias vividas con serenidad, para sobrellevar el dolor y la alegría y poder disfrutar exclusivamente de lo bueno. Me ha parecido muy interesante su forma de resolver con esa “firma” que plasma el cansancio de unos años que sólo desean alejarse con ‘Za Za’, el mono. ¿El mono? ¿Más euforia colectiva? ¿Necesidad de felicidad? Ahí lo dejo.

Mientras que pasa la vida, yo me haré con un ejemplar de ‘Tokio ya no nos quiere’ (1999) para no quedarme con mi mono particular.

Texto: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Anuncios

5 pensamientos en “‘Za Za, emperador de Ibiza’, de Ray Loriga

    • Za Za me ha parecido entrañable y creo que como primerizas no ha estado nada mal, aunque me han recomendado ‘Tokio ya no nos quiere’,con esa lectura descubriremos más cosas de Ray Loriga. Ahora ando con ‘Lo que me queda por vivir’ de Elvira Lindo, pero no tardaré en hacerme con él. ¡Muchas gracias por pasearte por El Buque Insignia! Un abrazo!

  1. Últimamente me gusta saber más de los libros y no quedarme simplemente con la lectura. Después de escuchar la entrevista que le hicieron en el maratón de lectura pude apreciar alguna que otra cosa que se me había pasado como, por ejemplo, lo de Obama. Está claro que detrás se esconde una crítica pero lo podemos interpretar de una manera y allí el autor lo deja bastante claro.

    • Está muy bien indagar en el trabajo de alguien, a veces los autores nos sorprenden de un libro a otro porque evolucionan y exploran otros campos. En una lectura dependen muchas cosas y, entre ellas, el momento en el que coge uno mismo el libro y se dispone a “devorarlo”, sus vivencias personales…Al final me quedo con lo que me ha hecho sentir y, en este caso, Za Za me ha mostrado una personalidad muy interesante. Esta lectura también me ha llevado a conocer tu blog asi que ¡maravilloso! Escucharé la entrevista a ver que cuenta él mismo. ¡Un abrazo!

  2. Pingback: Za Za, emperador de Ibiza, de Ray Loriga | En busca de Mr. Darcy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s